¿Perros Agresivos o Dueños Irresponsables?




Por Biól. Froylan Lara



Cuando escuchamos sobre una persona que ha sido mordida por un perro, lo primero que preguntamos es, ¿Qué perro lo mordió? Refiriéndose a la raza del peligroso can. Otro tipo de comentarios que surgen respecto a los perros, es que las razas pequeñas como los chihuahua, schnauzer enano, jack Russell, y demás, son perros “neuróticos, destructores, ladradores, locos” por así decir.


Existen muchas opiniones respecto a porque es agresivo un perro, desde la raza (que es la mas común y generalmente la única razón que consideramos para la agresión de un perro), problemas genéticos o neurológicos y el ambiente en el que se desarrolló. Es cierto que varias razas de perros fueron creados a lo largo de los años con la finalidad de verse imponentes, de ser fuertes combatientes y protectores, capaces de morir antes de rendirse ante una situación, pero antes que todo esto y aun más, el comportamiento del perro es responsabilidad del dueño.


Según Miani (2010) existe una discusión mundial respecto a las razas “peligrosas”; por un lado la escuela latina, que responsabiliza al entorno el hecho de que un perro sea peligroso; por otro lado la escuela anglosajona, que solo atiende al aspecto genético, apoyando la prohibición de ciertas razas (como sucede en Inglaterra desde 1991).


Como nos damos cuenta en estas dos corrientes coincide un solo aspecto, la no responsabilidad humana sobre la conducta del perro. Y es muy común en Latinoamérica y en particular en México, el culpar a todo sobre las consecuencias terribles que provoca el no saber tener y educar a un perro, antes que a uno mismo.


En este punto, es donde realmente vemos la causa y consecuencia de tantos accidentes a causa de mordedura por parte de perros “peligrosos”, si, los dueños, esas personas a las que yo llamo dueños irresponsables”.


Hoy en día no nos es nada difícil encontrar razas poderosas de perros, como los pitbull, rottweiler, pastor alemán, mastines, doberman, etc., sin embargo lo que es difícil de encontrar son dueños concientes de lo que están adquiriendo. Comúnmente eligen un perro por moda, por estatus, por ego (entre más poderoso es mi perro más poderoso soy yo) por casualidad y claro, por ignorancia. Esta forma de adquirir un perro nos lleva directamente a los problemas de conducta indeseada, en este caso la agresión y entre otros.


Aun cuando hablamos de razas no olvidemos que todos son perros, el principio básico de comportamiento es igual en todos los que podamos ver en toda nuestra vida, sin embargo, cada raza existe por una razón, para ejecutar un trabajo especifico; los hay de pastoreo, de tiro, de cacería, de protección, etc., es por eso que al tomar la decisión de tener un perro, debemos pensar ¿para qué quiero un perro? ¿Qué tipo de perro es el mejor para mi ritmo de vida y que se adapte a mi carácter?


Pensamos en que podemos tener y cuidar cualquier raza de perro, pero que pasa cuando una persona desconoce de la crianza del perro que adquiere, un ejemplo, es el pitbull, a los 5 o 7 meses con una mala educación, exceso de cariño, poca disciplina, aislamiento de perros y personas, cero ejercicio, o exceso de este y maltrato, tenemos a un agresor en potencia, y esto habla de él no saber de la crianza y la falta de asesoría de un profesional, ya que si al pitbull se le da todo lo que necesita (no solo agua y comida) en forma ordenada será un excelente compañero de toda la familia y un excelente amigo de los vecinos humanos y perros.


No hay razas que posean una agresividad innata, cualquiera puede tener una mala reacción desde un Chihuahua a un San Bernardo, las causas pueden ser las mismas, las consecuencias no (Miani, 2010)

Partiendo de este pensamiento debo hacer un énfasis en que todos los que aman a los perros, todos aquellos que piensan adquirir uno, o quienes ya lo tienen y pasan por días difíciles, asesórense por profesionales del comportamiento canino, hay quienes pueden recibir adiestramiento, otros disciplina, otros entrenamiento etc., la diferencia entre estos lo trataremos en otro artículo, por lo pronto, infórmense, asesórense y así disfrutaran de sus perros y más aun sus perros tendrán una vida feliz y sociable al cien por ciento.



Autor: Biól. Froylán Lara
JaCo Servicios de Adiestramiento, Estancia y Rehabilitación Canina